-

sábado, 17 de febrero de 2018

3

Meme va

Vi este meme en otro blog y me gustó; es como una fotografía de lo que está pasando en este preciso momento en la vida de uno.

Así que aquí va:

Reina de Corazones y Tiramisú en vasitos Haciendo: ¡postres!! Postres, postres, postres… y más postres. Con mi hija empezamos a venderle postres en vasitos a un restaurant local, viene bien el negocio, pero… ¡me tienen podrida los postres!

Comiendo: demasiado. Es lo que pasa cuando llegan tus tíos, primos y sobrinos de Ecuador. Muchos asados, mucha comida, muchas tertulias compartidas. ¡Hay que ponerse al día!!!

Yendo: a lo de mis padres todas las noches, a disfrutar las visitas del exterior mientras estén en el paisito.

Escuchando: mil cuentos mientras esperamos el asadito. Ya lo dije, ¡hay que ponerse al día!!

Disfrutando: a la familia. A la local y a la extranjera, que no vienen seguido y hay que aprovechar.

Planificando: la vuelta a clases… pero despacito, no vaya a ser que me estrese en vacaciones.

Intentando: ser más paciente con Alessa, pelearme menos con Elisa, no rezongar tanto, ayudar cuando voy a lo de mamá, moverme un poco más, ir a la playa, no lambetear la raspa del bol, tender la cama todos los días, comer un poco menos, lavar el auto, ir al liceo, escribir para el blog, tomar aire, ver a mis amigas, no gastar tanta plata, no armar escándalo, no discutir con papá, cocinar más sano, lavar los platos sin bufar, dormir la siesta, comer más verduras, visitar a mis amigas…

Esperando: lograr al menos una de esas cosas.

Leyendo: "Cómo lograr tus objetivos y no morir en el intento" Mentira, pero hubiera estado bueno, ¿no? 


Anímense a hacerlo, ¡quiero ver sus fotografías!

viernes, 9 de febrero de 2018

3

Lo que se hereda no se roba

El dulce de membrillo salpica.

Por eso, allá por los 50, mi abuela Blanca se mandó hacer un banco alto, cómodo, para sentarse en él y poder revolverlo de lejos. Cuando la familia se mudó a la capital, una decena de años después, la abuela se trajo el banco consigo.

A la abuela le quedaban deliciosos los dulces; los tengo claros en la memoria y el paladar, así como su imagen. Parece que la veo, sentada en su banco alto -haciendo naranjas en almíbar para mamá, la jalea de guayabas del tío Heber, o el dulce de higos enteros que tanto me gustaba- con las piernas trabadas en las patas de madera y una cuchara larga en la mano, revolviendo de lejos para no quemarse con el azúcar caliente y rebelde.

Hoy en día el banco está en casa. Se tambalea un poco y está lisito de tantas capas de pintura, pero sigue firme y cómodo. Lo uso para sentarme a una distancia prudente cuando tengo que revolver la jalea de limón, o la crema de maracuyá, o la mermelada de frutillas que adoran mis hijas.

Porque si me acerco mucho salpica, ¿vieron?




sábado, 1 de octubre de 2016

0

Destino manifiesto

Hay momentos que quedan grabados para siempre, como tatuajes en el alma. No son demasiados, si lo fueran perderían fuerza, pero son los suficientes para saber que uno ha vivido, y vivido bien.

Mis hijas están creciendo. Una ya no vive conmigo, y la otra volará en pocos años, por eso atesoro cada momento de cotidianeidad que comparto con ella como lo que es, invaluable.

Ahora la miro, dormida a mi lado en el sofá, y me recuerdo sentada en este mismo lugar, tan claramente como si hubiera sido ayer.

Cansada de mamar, con la cabecita apoyada en el hueco de mi brazo, los ojos cerrados y la curva de una sonrisa borracha de leche asomándole en los labios, Alessa duerme. Una manito se escapa del rebozo, y sus deditos se extienden como rayitos de sol, antes de abrocharse alrededor de mi pulgar.

Recuerdo mirarla entonces y pensar lo mismo que ahora.

Esta niña está destinada a ser feliz.


lunes, 15 de agosto de 2016

2

Torta Mousse de Frutas

Como bien saben, me gusta mucho cocinar, especialmente la repostería, y me suelo lucir en las reuniones con mis creaciones (¿humilde, yo? naaaa).

Por eso se me ocurrió que podría compartir con ustedes la receta de la última torta que hice, y que llevé al cumpleaños de una amiga (y ya de paso les doy el link de esta entrada a quienes me pidieron la receta, que son unos cuantos). Es que publiqué la foto en Facebook y tenté a mucha gente (perdonnn).

Torta Mousse de Frutas

Mi amiga es uruguaya, pero vivió muchos años en Puerto Rico y tiene debilidad por las frutas, así que quise hacerle algo a su gusto. Claro, las frutillas y duraznos no son tan exóticos como las frutas caribeñas, pero tienen lo suyo y son deliciosas.

Así que bien, aquí va la receta:


Torta Mousse de Frutas

Ingredientes

- Un bizcochuelo de vainilla.
- Crema mousse: Para la crema necesitarán: 1 caja de postre de vainilla Royal (8 porciones), ½ litro de leche, ¾ litro de crema doble, 4-5 cucharadas de azúcar, 2 sobres de gelatina sin sabor.
- Frutas: 1 lata de duraznos en almíbar grande, 1 kilo de frutillas y 2 kiwis (opcionales y solo para decorar, si los ponen en la crema quedan amargos), pero pueden usar las frutas que deseen.

Torta Mousse de Frutas

Procedimiento

Armado (1ª parte)

1. Para empezar, debemos hacer un bizcochuelo de vainilla en una asadera desmontable de aprox. 22cm. de diámetro. Si quieren la receta del bizcochuelo, me la piden en los comentarios.
2. Una vez frío, cortan el bizcochuelo en tres partes (la del medio no la van a usar, así que se la pueden ir comiendo), y ponen la parte de abajo en un platón de postre. Lo humedecen con el almíbar de los duraznos.
3. Vuelven a colocar el aro de la asadera a su alrededor. Yo también le pongo unas tiras de acetato (bah, unas tiras anchas que corté de unas placas de rayos X viejas) contra la asadera – esto ayudará a que sea más fácil sacar la asadera más tarde.
4. Preparan la crema mousse de frutas.

Crema mousse de frutas

1. Preparan el postre de vainilla con la leche, siguiendo las indicaciones del envase (aunque van a usar la mitad de la medida de leche indicada, solo ½ litro) , y dejar enfriar.
2. Baten la crema doble con el azúcar hasta lograr una chantilly.
3. Reservan parte de la chantilly para decorar.
4. Hidratan la gelatina con una cucharada o dos del almíbar de los duraznos (en una taza, mezclan la gelatina con el almibar y lo llevan al micro 30 segundos).
5. Mezclan la gelatina con el postre de vainilla (si está muy duro lo pueden batir con la batidora)
6. Mezclan el postre de vainilla con el resto de la crema chantilly con movimientos envolventes para tratar de que no se baje mucho.
7. Agregan a esa crema las frutillas y los duraznos picados (recuerden reservar una parte para decorar la parte de arriba).


Torta Mousse de Frutas


Armado (2ª parte)

1. Decoran contra la asadera con trozos de durazno, frutillas y kiwis.
2. Vierten la crema mousse con cuidado de no desarmar la decoración de frutas, como tiene el aro de la asadera, no se derramará.
3. Colocan la parte de arriba del bizcochuelo tapando la mezcla. Lo humedecen con almíbar de los duraznos.
4. Extienden la crema doble que habían reservado sobre el bizcochuelo.
5. Decoran con las frutas que habían reservado.
6. Refrigeran por lo menos por 6 horas para que la gelatina cuaje bien.
7. Retiran el aro de la asadera y los acetatos y rezan para que no se les venga abajo todo al hacerlo (broma).

No es un postre difícil, aunque lleva su tiempo porque tiene muchos pasos... pero les puedo asegurar que el resultado es espectacular. La crema mousse es muy sabrosa, la frescura de las frutas siempre es un acierto, y además tiene una pinta bárbara.

A mi amiga le encantó :)

¡Qué les quede rica!!

Ir Arriba